viernes, 18 de diciembre de 2015

JOSÉ FRANCISCO MIRANDA



A las 6 de la mañana del 24 de abril de 1978 dejo de existir el profesor José, Francisco Miranda, músico, docente cronista y nunca ajeno a la política.

Falleció a la edad de 77 años de males propios de la edad. Nunca acompaño a sus amigos y seres queridos al cementerio y por esa conducta que jamás explico quería que su entierro fuese solitario y en horas del amanecer, en un simple cajón, sin tapa de cristal, pues no quería que lo vieran yerto, menos sus nietos y bisnietos a quienes les pedía lo recordaran simplemente gordiflón, sentado en su mecedora, contando todo cuando les contó en una noche de lluvia salpicada de luciérnagas.

De cuello corto, ojos azules, frente despajada y casi siempre con un tabaco habanero en los labios, José Francisco Miranda Gutiérrez, a quien los citadinos preferían identificar por su seudóminio “Fitzí”, había nacido en el barrio Santa Ana de Ciudad Bolívar el 31 de agosto de 1901 cuando el Orinoco en su apogeo lamía los cimientos de las casas.

Hijo del guariqueño José Maria Miranda Ron y la bolivarense Josefa Gutiérrez González, era el mayor de tres hermanos  y estudio primaria letras en el Colegio San Agustín de Don Régulo Machado, calle Miscelánea, donde además de primera existía un curso de dibujo y tipografía a cargo del profesor J. G. Lanz. El Colegio, con mejores perspectivas, fue trasladado a Trinidad en 1918.

Régulo Machado era hermano de Carlos Machado, quien se desempeñaba  como Vicerrector del Colegio Nacional de Guayana y Ejercía las cátedras  de gramática, castellano y latín. Hermano asimismo de Hilario Machado, quien estudio música en Alemania y al regresar instaló una escuela a la cual asistió Fitzí a la edad de doce años para recibir clases de piano. Lo favorecía la circunstancia  de que Hilario Machado estaba emparentado con suabuelo. En la misma escuela Miguel Aristeguieta  le daba lecciones de armonía. Miguel Aristeguieta era hijo de Manuel Aristeguieta, autor del vals  “Ciudad Bolívar”, dedicado a Ginesita de Plaza Ponte.

A la edad de quince años, Fitzí había adelantado tanto que en un concurso de oposición ganó la plaza de organista de la Iglesia Santa Ana. Luego entró en una Academia de Música creada por el profesor José, Francisco Calloca en función de la Banda Gómez que comenzó a dirigir en 1916 por decreto del general Marcelino Torres garcía.

Calloca venía de dirigir la Banda Marcial del batallón Rivas que luego paso a las manos de Manuel jara Colmenares. En la misma Academia  junto con Fitzí estudiaba Columbo Silva Bolívar, Manuel Baena, Antonio Caruso, Manuel Antonio Díaz Afanador y Antonio Santamaría. Autor de la “Paráfrasis de Job”, “El Canto del solitario”, cerezo, variado para clarinete, y “A flor de labios”, capricho para clarinete, Calloca hizo de la Banda Gómez una de las mejores de Venezuela y la equipo con uniformes e instrumentos importados de la casa italiana de Adolfo Lapini. El tenía entonces esa facilidad pues, además de excelente músico y compositor, era agente mayorista en varios renglones comerciales, entre ellos,  perfumes, sombreros de pajilla, marmolería artística y automóviles.
José, Francisco Miranda se destacó en la Banda Gómez del Estado como clarinete solista y más tarde, en tiempos del gobernante Silverio González, llego a ser su Director (1924-1931). Entonces los conciertos públicos se daban en el Paseo Falcón y en uno de ellos, en 1931, estrenó su pasodoble “Late-28” dedicado al primer avión comercial que comenzó a cubrir la ruta entre Ciudad Bolívar y Maracay. Ese mismo año estrenó su joropo “La Sapoara” que luego grabó con la Souther Music Publishing Co. De Nueva York, poco antes de dejar la dirección de la Banda en manos de Laudelino Mejías y Telmo Almada en calidad de subdirector.

La letra del joropo grabada en la voz de Soledad Espinal y por la que recibió 68 dólares, exalta la leyenda del autóctono pez orinoquense: “Cómeme recién llegao / Soy sapoara del Infierno / que atraganta al forastero / y lo caso en tres por cuatro / con muchachas de mi pueblo / una vez comió un jorungo / cabeza de sapoarita / y de grito pidió al cura / que le diera agua bendita / cayendo así liberarse / de las muchachas bonitas”.

Transferido Silverio González a la Gobernación de Anzoátegui, convence a Miranda para que se valla con, él a dirigir la Banda Oficial de aquel estado y así lo hace hasta  
 Que regresa a Ciudad Bolívar. Entonces, junto Con José Maria Yelamo y Chicho Hernández, funda la orquesta “Juan Bautista Dalla-Costa” para tocar en Ciudad Bolívar y fuera de ella en cines y compañía de teatro. A la caída del 022222222Dictador, el nombre también es adoptado oficialmente para la Banda del Estado que durante veinte años llego el de Gómez.

Era la época auroral de la Radio, un nuevo mercado para los músicos que también le sirvió de mucho a la orquesta de Fitzí Miranda como director artístico de la emisora Radio Bolívar, la cual fundo el 8 de mayo de 1937 junto con su socio Pedro Elías Behrens.

 La Banda del Estado, cuya dirección provisional asumió Telmo Alameda a la caída de Gómez, la pone el Presidente del Estado, Dr. Ovidio Pérez Agreda, en manos de Fitzí. Para evitar confusión le pone el nombre de “Armonía y Unión” a la orquesta de su radio.

En 1944, la radio Bolívar suspende las emisiones y arrienda sus equipos a la Diócesis para sacar al aire “la voz de Guayana” q inaugurada el Presidente del Estado Mario Briceño Iragorri, fungía de director el Vicario Dámaso Cardozo y de director artístico, el mismo Miranda. Fitzí había decidido entonces trabajar con el PDN y por esa vía llego s ser el Presidente del Consejo Municipal en 1945.

 En 1948 renuncia a la dirección de la Banda Dalla-Costa y resuelve dedicarse con mayor ahínco a la pedagogía musical. Entre el Liceo Peñalver, el Grupo Escolar Estado Miranda y la Escuela de Música Carlos Afanador real repartió 40 años de labor profesional, al cabo de los cuales fue objeto de un reconocimiento público.

A raíz de la muerte de Monseñor Mejías, octubre de 1947, se extingue “La Voz de Guayana” y reaparece Radio Bolívar con sus estudios instalados en la Biblioteca Auditorio. Fitzí ha propiciado una nueva orquesta “Tropical Melody” que ejecuta por primera vez el Solovox, un órgano que imita todos los instrumentos. Luego conforma un circuito con Ecos del Orinoco y se instalan ambas emisoras en la calle Dalla Costa.   En 1955 la radio es comprada por Antonio José Istúriz, quien la moderniza y reinaugura el primero de octubre con la bendición de Monseñor Bernal.

En 1959, Fitzí Miranda vuelve a la Municipalidad como concejal electo en las planchas de URD acompañado de René Vhalis y Germán González Seguías. El Presidente es Luis Felipe Pérez Flores, electo en las planchas de AD.

Una vez terminado su periodo de concejal se aleja de la política para continuar ejerciendo de lleno la música como profesor, ejecutando de piano y compositor. Compone y arregla pata piano 8 conciertos y 62 canciones que cubren las etapas del romanticismo inicialmente y luego música de interpretación social con “Lamento Minero”, tragedia Campesina y Tristeza del Indio.

En el género clásico sobresalen Sinfonía Guayana, El Río Navegante (capricho sinfónico); Minue, en do sostenido mayor y Misa de Requien en do menor. En 1947 obtuvo el primer premio al musicalizar  el poema “El Dulce Mal” de Andrés Eloy Blanco en concurso organizado  por la revista “Elite” y la emisora Radio Caracas y en el participaron 300 compositores. Ese mismo año compuso la canción del Estudiante, dedicado a Eutimio Rivas, quien resulto muerto en los trágicos sucesos del 36 en la Universidad Central de Venezuela. Esta canción se convirtió en el Himno del Liceo Peñalver, cuyo orfeón dirigías y con el cual ganó en Cumaná la Copa Ministerio de Educación. También  compuso los himnos del Grupo Escolar Estado Mérida y Batallón Urdaneta.
 Su último gran ensayo fue el Orfeón Cinético. Los bolivarenses estaban en 1972 absorbidos por la transcendencia y obra de Jesús Soto y se construía un Museo para sus creaciones cinéticas. Fitzí, quien había nacido en la Parroquia Santa Ana lo mismo que soto, le dedica un aguinaldo y, finalmente, aprovechando que el profesor Manuel Monsalve, director regional  de educación, concibe el proyecto del Orfeón Cinético.

¿Una coral igual que las otras corales? ¿Por qué, seguir los viejos moldes?. Pues bien, acepto la propuesta de la Coral, pero tendrá que ser distinta a todas las corales. La Coral va evolucionar conmigo como han evolucionado la pintura con Soto con todos constructivista del siglo, decía.

Un buen día me llevo a su quinta Norelsa en la avenida Táchira y entre las medallas y diplomas que tapizaban el estudio me explico su proyecto, no sin antes recordar que los grandes pasos en la música muchas veces tropezaron con epítetos burlescos. Mencionaba a Antonio Estévez cuando quiso imponer su “microvibrofonía” que lo tildaron de “loco” y al mexicano Julián Carrillo cuando estableció que en el intervalo del medio tono se perdían ocho sonidos e ideó su sonido 13 que veinte años más tarde fue confirmado por Tchaikovsky.

Pues bien, el Orfeón Cinético que se propuso y con el cual hizo varias presentaciones podía interpretar cuatro piezas musicales diferentes dentro de un tono armónico y equilibrado que permitía captar loa giros de su correspondiente melodía.

Teníamos entonces un cinetismo audible complementado en escena con las formas expresadas por los movimientos danzantes de los integrantes del Orfeón.

En esta labor, el profesor Miranda primeramente realizaba los arreglos armónicos y luego levantaba unos planos o sonogramas. En esa oportunidad me mostró un monograma de los cuatro primeros compases de un arreglo montado en el que se apreciaba el vals Sombra en los Médanos penetrando las melodías de los valses Miosotas, Danubio Azul e Ilusión.

Aquel Orfeón que vimos actuar varias veces contaba de 38 personas con una docena de piezas montadas. Podía actuar sin director y para Fitzí era una manera de popularizar la polifonía que según, el estaba encasillada con reglas de cuatro siglos. De manera que a edad septuagenaria aquel hombre de fácil palabra y ojos azules pretendía con su coral cinética evolucionar el sistema en el arte de manejar las voces entre si, sin temer al Diablo Cojuelo del tritono y otras trabas que escollan el libre albedrío  del músico.

Fitzí, además de su famoso Orfeón Cinético, tuvo a su favor haber enseñado a tocar piano a cuatro manos por medio del dibujo a dos sordomudos y concebido un método de alfabetización musical para enseñar música en veinte lecciones.

Falleció el 24 de abril de 1978 y poco después Graciela, su eterna compañera, dedicada al arte de la pintura y  con la que tuvo cinco hijos, entre ellos, José Rafael Mirandas, abogado, político y magistrado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada